24 Oct

Salvemos las casas construidas para el Gran Duque Leopoldo

Diez municipalidades, encabezadas por Cortona (provincia de Arezzo), se unen a la Región Toscana para restaurar y mejorar las casas “Leopoldine“, símbolo de la cultura rural, y también patrimonio histórico.

Con el protocolo firmado por las municipalidades de Arezzo, Castiglione Fiorentino, Civitella Val di Chiana, Cortona, Foiano, Marciano della Chiana, Monte San Savino, Montepulciano, Sinalunga y Torrita di Siena, así como por el Asesor Regional de Medio Ambiente Vincenzo Ceccarelli, las instituciones involucrados se comprometen a trabajar contra el fenómeno del abandono y la decadencia de estas propiedades históricas, y a reconocer las antiguas casas “Leopoldine” como parte de un ‘sistema’ que hay que proteger y valorizar, en particular mediante la construcción de caminos ciclistas y peatonales.

Se ha previsto también un ‘proyecto de paisaje’, financiado por la Región de Toscana, para combinar los aspectos paisajísticos, históricos, culturales, turísticos, rurales y ambientales del Valdichiana.

Estas casas de labranza, con sus característicos palomares, fueron construidos para el Gran Duque Pietro Leopoldo, como resultado de la recuperación de tierras en el valle, llevada a cabo entre los principios del siglo XVIII y finales del siglo XIX, con el objetivo de garantizar una vivienda adecuada y saludable para las familias rurales. Hoy, las casas “Leopoldine” son un patrimonio histórico, arquitectónico, paisajístico y cultural que debe protegerse.

Con la firma del Protocolo, la Región y las Municipalidades se han comprometido a ampliar la gama de utilidades funcionales de las Leopoldine. Junto a las funciones agrícolas, de hecho, se admitirán también las residenciales, las actividades y servicios relacionados con la promoción del territorio, las actividades relacionadas con el sector terciario (como los servicios y oficinas), así como las funciones de alojamiento turístico y de viviendas sociales.

Cualquier cambio de utilidad funcional hacia la función residencial podrá efectuarse por un máximo de 60% del total de las “Leopoldine” disponibles en cada municipalidad. Eventuales fraccionamientos deben proporcionar unidades de edificios con una superficie mínima de 100 metros cuadrados para los edificios principales (Leopoldina), y 80 metros cuadrados para los anexos y los edificios de menor importancia histórica y arquitectónica. Se debe mantener la unidad de percepción, evitando la fragmentación visual con estructuras y límites extraños al tipo histórico, o que puedan generar rupturas entre el área de la relevancia de la Leopoldina y la tierra agrícola, o la vegetación circundante.

Con el fin de preservar la configuración original de las estructuras y de las áreas de relevancia, así como las relaciones jerárquicas entre el edificio principal y los anexos, las intervenciones elegibles serán evaluadas y definidas, variando de acuerdo con el grado de valor histórico del edificio.

 

Registrati alla Newsletter

Iscriviti per essere sempre informato su tutte le novità!

[mc4wp_form id="3571"]

Questo sito usa cookies tecniche, di analisi e di terze parti per agevolare e rendere più efficace l'esperienza dell'utente nel suo site. Visitando i contenuti della nostra pagina web presta il suo consenso all'uso di questi strumenti e accetta la nostra Politica sulle cookies. Per maggiori informazioni e sulla possibilità di impedire l'istallazione delle cookies, può cliccare sul seguente Informativa sui Cookie

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close

Realizzazione sito internet Studio Web Montepulciano.com / Grafica Web Andrea Pisano / Sviluppo web WWS - Risorsa Informatica