8341273
24 Oct

Salvemos las casas construidas para el Gran Duque Leopoldo

Diez municipalidades, encabezadas por Cortona (provincia de Arezzo), se unen a la Región Toscana para restaurar y mejorar las casas “Leopoldine“, símbolo de la cultura rural, y también patrimonio histórico.

Con el protocolo firmado por las municipalidades de Arezzo, Castiglione Fiorentino, Civitella Val di Chiana, Cortona, Foiano, Marciano della Chiana, Monte San Savino, Montepulciano, Sinalunga y Torrita di Siena, así como por el Asesor Regional de Medio Ambiente Vincenzo Ceccarelli, las instituciones involucrados se comprometen a trabajar contra el fenómeno del abandono y la decadencia de estas propiedades históricas, y a reconocer las antiguas casas “Leopoldine” como parte de un ‘sistema’ que hay que proteger y valorizar, en particular mediante la construcción de caminos ciclistas y peatonales.

Se ha previsto también un ‘proyecto de paisaje’, financiado por la Región de Toscana, para combinar los aspectos paisajísticos, históricos, culturales, turísticos, rurales y ambientales del Valdichiana.

Estas casas de labranza, con sus característicos palomares, fueron construidos para el Gran Duque Pietro Leopoldo, como resultado de la recuperación de tierras en el valle, llevada a cabo entre los principios del siglo XVIII y finales del siglo XIX, con el objetivo de garantizar una vivienda adecuada y saludable para las familias rurales. Hoy, las casas “Leopoldine” son un patrimonio histórico, arquitectónico, paisajístico y cultural que debe protegerse.

Con la firma del Protocolo, la Región y las Municipalidades se han comprometido a ampliar la gama de utilidades funcionales de las Leopoldine. Junto a las funciones agrícolas, de hecho, se admitirán también las residenciales, las actividades y servicios relacionados con la promoción del territorio, las actividades relacionadas con el sector terciario (como los servicios y oficinas), así como las funciones de alojamiento turístico y de viviendas sociales.

Cualquier cambio de utilidad funcional hacia la función residencial podrá efectuarse por un máximo de 60% del total de las “Leopoldine” disponibles en cada municipalidad. Eventuales fraccionamientos deben proporcionar unidades de edificios con una superficie mínima de 100 metros cuadrados para los edificios principales (Leopoldina), y 80 metros cuadrados para los anexos y los edificios de menor importancia histórica y arquitectónica. Se debe mantener la unidad de percepción, evitando la fragmentación visual con estructuras y límites extraños al tipo histórico, o que puedan generar rupturas entre el área de la relevancia de la Leopoldina y la tierra agrícola, o la vegetación circundante.

Con el fin de preservar la configuración original de las estructuras y de las áreas de relevancia, así como las relaciones jerárquicas entre el edificio principal y los anexos, las intervenciones elegibles serán evaluadas y definidas, variando de acuerdo con el grado de valor histórico del edificio.

 

    Registrati alla Newsletter

    Iscriviti per essere sempre informato su tutte le novità!

    [mc4wp_form id="3571"]
    Realizzazione sito internet Studio Web Montepulciano.com / Grafica Web Andrea Pisano / Sviluppo web WWS - Risorsa Informatica